Tórtola europea o Streptopelia turtur

Tórtola europea o Streptopelia turtur

Longitud: 27 cm

Envergadura: 47-53 cm

Peso: 130-150 g

Periodo de cría: mayo a fines de agosto

Puesta: 1-2 huevos

Incubación: 13-14 días

Vuelo: 20 días

La Tórtola europea en España, como en el resto de Europa, esta especie ha mostrado un declive importante de sus poblaciones, que en la última década se acerca al 30 por ciento. No es sólo la degradación de sus áreas de cría e invernada, sino la sobre caza en periodos sensibles de su ciclo biológico, lo que la está afectando gravemente.

Donde vive la Tórtola

La subespecie nominal (turtur) ocupa toda Europa, a excepción de Baleares, y Asia hasta el mar Caspio. En Baleares cría la subespecie arenícola propia del norte de África y oeste de Asia. Dos subespecies más se distribuyen por Egipto y norte de Sudán (rufescens), y por los macizos montañosos del centro del Sáhara entre Argelia y Níger (hoggara)

Biología

Propia de campiñas arboladas, sotos y dehesas, y cultivos de frutales como el olivar o los naranjales, nunca a excesiva altitud; también ocupa pinares no muy húmedos, y en Canarias no se muestra muy exigente con el tipo de hábitat, distribuyéndose por los bosques de laurisilva, los pinares e incluso los matorrales de alta montaña y los cultivos. Anida en las ramas de árboles y arbustos, a veces de poca altura, construyendo un nido poco consistente de ramillas finas entrelazadas con hierbas y hojas. No suele poner más de 1 o 2 huevos, aunque puede llegar a criar dos veces en la temporada.

La alimentación de las tórtolas europeas consiste básicamente en semillas, granos de cereal, bayas y algunos insectos y sus larvas. Los pollos son alimentados con la leche segregada por el buche de los padres durante los primeros cinco días y, posteriormente, con semillas e insectos. Son visitantes habituales de cultivos de cereal y girasol (desde la expansión de este cultivo).

Así se mueve la Tortola europea

Es migradora en toda su área de distribución del Paleártico. Las poblaciones euroasiáticas invernan el norte del África tropical, en zonas semiáridas del Sudán y en una amplia zona de sabanas del Sahel, desde Senegal hasta Etiopía. La migración postnupcial comienza a finales de agosto, pero el grueso tiene lugar a mediados de septiembre, cuando se forman grupos numerosos en comederos. El retorno hacia el norte comienza a sentirse en la Península hacia mediados de abril.

Amenazas de la Tórtola europea

La tórtola europea sufre problemas distintos en sus áreas de cría e invernada que, sumados ofrecen un panorama preocupante para la especie. En sus zonas de nidificación las amenazas son las ya habituales para muchas especies: intensificación de la agricultura aparejada a concentración parcelaria y uso masivo de herbicidas, que han conducido a la simplificación del paisaje y a la pérdida de áreas no cultivadas y de “malas hierbas”, que aportan una gran cantidad de semillas y alimento a las aves en primavera. Algo similar a lo que ha ocurrido en el olivar. Por otro lado, se han perdido notables extensiones de fresnedas y bosque de ribera, cedidos a los cultivos de chopos.

La competencia con la tórtola turca parece ser un problema en algunas regiones como Extremadura, donde la europea se ve desplazada de las mejores zonas de cría y alimentación.

La sequía y el cambio climático se encuentran entre los problemas más graves en sus zonas de invernada, donde además se está perdiendo parte del hábitat por destrucción de los bosques de acacias.

La caza excesiva es, sin duda, otro grave percance al sumarse a la baja tasa de producción de la especie. La tórtola europea se caza en la media veda, a partir del 15 de agosto, durante el paso migratorio postnupcial. También se caza en el paso primaveral tanto en Marruecos costo en algunas regiones francesas. En ciertas zonas de España no existen cupos de capturas y se permite cebar a las tórtolas durante toda la pretemporada de caza para fijarlas a un lugar donde posteriormente se producen las tiradas. Por otro lado, la caza en media veda causa la muerte de muchos jóvenes y adultos con pollos dependientes, ya que numerosas tórtolas europeas crían aún a mediados de agosto e incluso a primeros de septiembre.

Algunas cifras pueden dar una idea del alcance de la matanza. En el valle del Sous marroquí se caza alrededor de un millón de aves en el paso postnupcial, sumado a las cerca de 140.000 que mueren durante el mes de mayo; se calcula que en la Unión Europea son entre dos y cuatro millones las tórtolas que se capturan, y en algunas regiones de España como Andalucía y Extremadura, se matan más jóvenes de los que nacen en la zona, lo que implica la muerte de muchas aves en paso migratorio desde otros países de Europa. Resulta llamativo que las acuestas a cazadores, respaldadas por la propia Federación de Caza, apuntan un descenso de la población de tórtolas cercano al 80 por ciento en las dos últimas décadas.

Un problema añadido es la mortalidad selectiva de jóvenes durante las primeras semanas de caza, lo que ocasiona un envejecimiento de la población.

Es más que evidente que en el caso de la tórtola se impone, no sólo una adecuada protección del hábitat, sino una correcta gestión cinegética que debiera incluir una moratoria de la caza de varios años antes de emprender otras medidas reguladoras como la prohibición de la caza primaveral, el establecimiento de cupos o el retraso de apertura de la media veda.

¿Cuantas tórtolas europeas quedan?

La población europea se cifra en varios millones de parejas que habitan principalmente Rusia, España, Turquía y Francia, pero ello no quiere decir que sea una especie próspera, ya que en toda su área de distribución ha mostrado un importante declive. En la última década se ha detectado una disminución cercana al 70 por ciento en Inglaterra y próxima al 50 por ciento en Francia. Las tórtolas europeas españolas suman del orden de 800.000 a un millón de parejas, pero los datos para el periodo de 1996 a 2001, cuando se ha seguido más de cerca la evolución de la especie, indican un descenso de población muy acentuada.

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario