Terrera marismeña o Calandrella rufescens rufescens

Terrera marismeña o Calandrella rufescens rufescens es una de las aves más amenazadas de toda la avifauna canaria. En apenas unas décadas ha sufrido una drástica disminución de su población, que se ha visto relegada a unas pocas hectáreas en el nordeste de Tenerife. En el origen del problema están la destrucción del hábitat y los ataques directos a las aves, capturadas frecuentemente para enjaular.

Calandrella rufescens
Longitud: 14 cm
Longitud alar: 9 cm
Peso: 23 g, aproximadamente
Periodo de cría: de abril a julio
Puesta: 3-4 huevos
Incubación: 12 días
Vuelo: desconocido

La subespecie C. r. rufescens habita solamente los pastizales de la zona de Los Rodeos (Tenerife). Al sur de la isla existe una pequeña población que parece pertenecer a la subespecie C. r. polatzeki, más común y repartida por las islas de Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa. Sin embargo, sería necesario realizar estudios genéticos para verificar este punto.

BIOLOGÍA de la Calandrella rufescens

El hábitat original de esta especie estaba constituido por prados y pastizales húmedos, así como por barbechos y cultivos de cereales y hortalizas, frecuentes en la zona de La Laguna y La Esperanza. En general, ocupaba parcelas agrícolas o terrenos no cultivados, siempre que el suelo no fuera muy pedregoso y la cobertura vegetal no excesiva, si bien ésta podía aumentar durante la época primaveral. La destrucción de este tipo de hábitat ha relegado a las terreras a zonas degradadas de baja productividad.

En ese tipo de terrenos cría actualmente la terrera, a partir del mes de abril, emplazando el nido al abrigo de alguna mata. Suele poner 3 o 4 huevos que incuba durante unos 12 días, pero el fracaso durante este periodo o durante la posterior cría no es infrecuente, a veces por depredación o molestias humanas, y pueden hacerse puestas de reposición, lo que alarga la cría hasta el mes de julio. El éxito reproductor durante el año 2001 se calculó en tan sólo un 33,3%. Los pollos permanecen 7 u 8 días en el nido, y después lo abandonan para esconderse en sus inmediaciones.

HABITAT de la Calandrella rufescens

Es un ave totalmente sedentaria; permanece todo el año en su acantonamiento al nordeste de Tenerife.

AMENAZAS de la Calandrella rufescens

Hasta mediados del pasado siglo XX, la terrera marismeña era una especie muy común en Tenerife, pero fue a finales de los años ochenta cuando comenzó a tenerse noticias de su alarmante descenso. En la primavera de 2000, un censo organizado por SEO/BirdLife sólo consiguió encontrar un total de 23 parejas, de las cuales 5 correspondían a la población rufescens del norte de la isla. En 2001, el Gobierno canario inició un plan de cría en cautividad, seguimiento de la población silvestre y control de depredadores, pero la situación no ha mejorado sustancialmente y el conjunto de aves en libertad en la zona norte es tan sólo de 1-2 parejas.

Las causas del rápido descenso de la población hay que buscarlas en la alteración del medio, fundamentalmente el abandono de los cultivos y la ganadería tradicionales y su sustitución por otras formas de agricultura que incluyen la utilización de grandes dosis de pesticidas. Por otro lado, la especie ha sido muy buscada como ave de jaula y, a pesar de su escasez, muchos adultos y pollos han sido capturados con este fin. La depredación por parte de gatos y otros mamíferos introducidos constituyen también una importante causa de mortalidad.

Su actual zona de cría cerca del aeropuerto de Los Rodeos está sujeta también a una serie de amenazas derivadas de la gestión y mantenimiento de las zonas aledañas a éste.

Ante esta situación, la cría en cautividad parece ser la única alternativa para la supervivencia de la Terrera marismeña, pero cualquier intento de reintroducción debe estar garantizado por una gestión adecuada del hábitat y una supresión de las amenazas que han llevado a la sub- especie a esta situación. Por ello, resulta imprescindible incluirla, al más alto nivel, en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y desarrollar y poner en práctica un plan de recuperación que incluya la protección de su hábitat bajo alguna figura legal. También debiera mantenerse un seguimiento científico de la población silvestre y llevar a cabo estudios genéticos que permitan determinar el parentesco exacto entre las poblaciones del norte y sur de Tenerife. Desde 1998 SEO/BirdLife lleva a cabo distintas actuaciones de conservación, en colaboración con la Universidad de La Laguna y el Gobierno de Canarias, que culminaron, en 2002, con el desarrollo de un programa de acciones urgentes financiado por la Fundación Biodiversidad.

En la última década se ha producido un descenso de población cercano al 88% y una reducción de su área de distribución de un 67%. Los efectivos actuales se reducen a 1 y 2 parejas en el norte de la isla. A ellas hay que sumar la pequeña población de unas 10 aves mantenida en cautividad para la cría y reintroducción en el medio silvestre.

Terrera marismeña o Calandrella rufescens rufescens es uno de los muchos articulos sobre las aves que tenemos, si quieres ver mas aqui

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario