Terrera común o Calandrella brachydactyla

Terrera común o Calandrella brachydactyla

Longitud: 14-15 cm

Longitud alar: 9 cm

Peso: 18-25 g

Periodo de cría: mayo a fin de julio

Puesta: 3-4 huevos

Incubación: 13 días

Vuelo: 12-13 días

Los datos disponibles de la especie de Terrera común muestran descensos en poblaciones y área de distribución cercanos a un 30 por ciento, como consecuencia, fundamentalmente, de la desaparición de zonas adecuadas para la cría y alimentación como los barbechos de larga duración. La tendencia creciente a la intensificación agrícola hace prever un futuro poco esperanzador para esta especie.

Donde vive la Terrera común

Se han llegado a describir hasta ocho subespecies de la Terrera común, que ocupan el sur del continente eurasiático, desde el sur de la península Ibérica y el norte de África, hasta el centro y norte de China. Las aves europeas pertenecen a la subespecie brachydactyla, la nominal, y tienen sus principales poblaciones en la península Ibérica y Rusia.

Biología de esta ave

A la Terrera común le gustan los terrenos llanos y con poca cobertura vegetal constituyen el hábitat preferido de esta especie, que ocupa eriales, barbechos de larga duración, tomillares y otros matorrales de escaso porte y bordes de cultivos. En algunas zonas se ha adaptado a ciertos cultivos como la patata, la remolacha o el viñedo, pero las zonas agrícolas no son su hábitat preferido salvo que ofrezcan un mosaico de terrenos incultos, rastrojos cañadas. Su abundancia en unos u otros medios parece estar más relacionada con factores como la geografía o el clima que con la diversidad de usos del suelo. Como tiende a formar grupos semi-coloniales a la hora de criar su densidad en un área determinada puede resultar muy alta. Se alimenta de insectos, cuando están disponibles, y semillas.

La Terrera común Nidifica en el suelo, habitualmente al abrigo de alguna planta, construyendo una pequeña depresión revertida de materia vegetal, pulmón, lana etc. La puesta media es de 3-4 huevos de tonos pardo-claros y moteados de oscuro. Sólo la hembra se encarga de la incubación y, en buena parte de la crianza de sus pollos que nacen cubiertos de un leve plumón, pero permanecen en el nido durante sus primeros 9 a 10 días de vida. El éxito reproductor de esta especie no es muy alto, pues los nidos en tierra son más fáciles de detectar por los depredadores y resultan más afectados por el desplazamiento del ganado de diente. Los adultos pueden llegar a vivir al menos tres años.

Así se mueve

Es migradora en casi toda su área de distribución, salvo en localidades sureñas, donde puede mostrase como sedentaria. Ocupa la Península desde finales de marzo hasta principios de octubre. Las poblaciones europeas invernan en la franja del Sahel, hasta el Mar Rojo.

Amenazas de la Terrera común

El principal factor de amenaza para la terrera común es, sin duda, la pérdida, de hábitat de reproducción, ocasionada, sin duda, la perdida de hábitat de reproducción, ocasionada, desde hace varias décadas, por los cambios en el medio agrícola. Dichos cambios han conducido a una disminución de la superficie de barbecho de larga duración (principal área de cría y alimentación) a una gestión diferente del mismo y a una modificación en los usos del suelo que incluyen él aumento de regadíos e invernaderos, la sustitución de secanos por el cultivo de árboles y la pérdida de eriales y pastos a favor de los cultivos.

Algunas cifras pueden dar una idea del alcance de estos cambios. La superficie de barbecho ha disminuido en un 20 por ciento en apenas 10 años (unos 0,8 millones de hectáreas), mientras que la superficie restante se ara varias veces al año y se “riega” de pesticidas y herbicidas mermando la producción y diversidad de plantas silvestres que proveen de semillas a muchas aves, Las zonas en regadío han aumentado en cerca de medio millón de hectáreas en un periodo de tiempo similar y los planes para el futuro incluyen un aumento cercano a los 0,2 millones de hectáreas para 2008. Los cultivos arbóreos, que incluyen olivares, almendros y frutales, aumentaron en más de 600.000 ha hasta el sito 2000. Un último dato de interés lo proporciona un estudio llevado a cabo en el sureste de Jaén donde la pérdida de terrenos esteparios a favor del olivar y la reforestación en los últimos 12-15 años se acerca al 75 por ciento de la superficie original.

La población de Terrera común a tenido una disminución del hábitat por los cambios agrícolas no es la única amenaza, ya que la diferente gestión de este uso implica el uso de semillas blindadas, grandes cantidades de herbicidas y pesticidas y la desaparición de lindes. Por otro lado los espacios abiertos son codiciados para la instalación de infraestructuras como carreteras y aeropuertos (véase el caso de Alfés en Lérida) e industrias.

Un último aspecto a tratar es el de la depredación, frecuente en esta especie, y capaz de aumentar con la presencia del hombre y su capacidad de atracción de especies oportunistas como el zorro y el jabalí la desaparición de roedores por los tratamientos fitosanitarios en los cultivos puede desviar la atención de los zorros sobre otras presas como las nidadas de aves.

Por tanto, las medidas de conservación de esta especie de Terrera común, como las de muchas otras esteparias, están ligadas a los usos del medio agrícola y a la protección legal de las zonas más importantes para la cría. Actualmente, la red española de espacios protegidos no incorpora de manera decidida y suficiente los ambientes esteparios de nuestro país.

¿Cuantas aves quedan?

La población europea de Terrera común supera los siete millones de parejas, y la española puede ascender a más de dos millones. La distribución de esta última es muy irregular y se calcula que puede haber experimentado un descenso de entre el 20 y el 50 por ciento, según regiones, en los últimos 20 años (durante la década de los 90 ha podido ser del orden del 30 por ciento), dada la reducción de su hábitat potencial. La situación en el resto de Europa es bastante similar, encontrándose en declive en sus principales áreas de distribución.

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario