Pico dorsiblanco o Dendrocopos leucotos

Pico dorsiblanco o Dendrocopos leucotos

Longitud: 24-26 cm

Envergadura: 38-40 cm

Peso: 110-115 g

Periodo de cría: abril a fin de julio

Puesta: 3-5 huevos

Incubación: 14-15 días

Vuelo: 24-28 días

El escaso centenar de parejas de esta especie en España cría solamente en el Pirineo, mayoritariamente en su parte occidental y en conexión con la población de la vertiente norte de la cordillera. Su supervivencia y posible expansión está condicionada a la existencia de hayedos maduros cuya explotación sea compatible con los requisitos ecológicos de esta especie.

Donde vive el Pico dorsiblanco

La especie muestra una amplia distribución por todo el continente eurasiático. Aunque de manera fragmentaria, su población se extiende desde el norte de España hasta Japón, asociada a grandes macizos montañosos (Pirineos, Apeninos, Alpes, Cárpatos, Urales, etc.) y a las extensiones boscosas de Escandinava. Se conocen cerca de 14 subespecies pero en España sólo cría lilfordi, principalmente en los hayedos de Irati y Quinto Real, en Navarra.

Biología del ave

Prefiere los bosques de haya o los bosques mixtos de esta especie con roble, pino negro o albar, o abeto, a alturas entre los 800 y los 1.700 m. Su distribución óptima Se sitúa en las zonas de árboles maduros de buen diámetro, y donde puedan hallar ejemplar secos o con zonas podridas y fáciles de perforar para construir el nido. También de la corteza y madera de los árboles extrae su alimento, fundamentalmente insectos xilófagos o sus larvas.

Es un ave solitaria la mayor parte del año y monógama para criar. La pareja suele mantenerse a lo largo de los años aunque generalmente se separan tras la cría; se conocen rasos de emparejamiento durante 4 o 5 temporadas, hasta la muerte de uno de los individuos.

El nido es un agujero excavado en el tronco de un árbol por ambos componentes de la pareja, a una altura media de unos cuatro metros del suelo. La entrada al agujero mide 5- 6 cm y tiene un profundidad de 25-30 cm. Ambos sexos participan en la incubación y en la posterior crianza de los pollos que se independizan a los 35 o 40 días tras el nacimiento. Los jóvenes se dispersan en busca de territorio propio.

Así se mueve

Es una especie sedentaria, aunque en algunas zonas de su distribución oriental, como Rusia y Siberia, realiza cortos desplazamientos.

Amenazas del Pico dorsiblanco

La explotación de los hayedos es muy antigua y no siempre ha sido muy sostenible, pues proporcionaba gran cantidad de leña para pequeñas industrias locales, aparte de madera para ciertos trabajos de carpintería. La gestión de los bosques no se llevaba a cabo con el cuidado necesario para mantener una estructura conveniente de edades y la necesaria proporción, por tanto, de árboles viejos y fácilmente perforarles. Por ello, probablemente, la disponibilidad de hábitat adecuado para el dorsiblanco no era muy grande. La práctica del carboneo cayó en desuso a finales del siglo XIX y fue abandonada por completo a mediados del pasado siglo, lo cual permitió la recuperación de la estructura de bosque necesaria para la expansión del pico dorsiblanco. La expansión del hayedo y la menor demanda de carbón vegetal conducen a un aumento de madera podrida y árboles muertos, que no son retirados, todo lo cual debiera favorecer una lenta colonización del bosque por parte del pico. Este hecho, sin embargo, no se ha producido en algunas zonas de su área de distribución, como Quinto Real, por la intensificación reciente de gestión forestal. No hay que olvidar que la extracción de madera como combustible puede volver a ponerse de moda con destino a la producción de electricidad.

La colonización de hábitats potenciales es un proceso lento; basta considerar que algunas zonas donde existió una fuerte explotación hace 50 años, mucho tiempo después de abandonarse estas prácticas aún no han sido ocupadas por la especie, lo que demuestra el efecto a largo plazo de las intervenciones forestales poco cuidadosas, aunque éstas sean de escasa duración. En Escandinavia, por ejemplo, ha disminuido mucho la población de dorsiblanco por una práctica forestal que prima la plantación de coníferas frente al hayedo o abedul. Una mala gestión del bosque ha llevado también a la desaparición o el declive de algunos núcleos de estos pícidos en Huesca y Navarra.

Aunque una buena parte de la población de estas aves se encuentra en lugares catalogados como de necesaria protección y se están empezando a tomar medidas de conservación, cabe recordar que el seguimiento científico, la correcta gestión forestal y la protección integral de algunos espacios óptimos para la cría son medidas urgentes e imprescindibles para el mantenimiento de las poblaciones españolas de pico dorsiblanco.

¿Cuántas quedan actualmente?

Se estima que la población europea puede andar entre 35.000 y 150.000 parejas, principalmente establecidas en Europa central y oriental y Rusia. Las aves hispano-francesas forman un núcleo completamente aislado, que cuenta con un centenar de parejas en el lado ibérico y otras 300 por la vertiente francesa. La tendencia actual en ambos subnúcleos es estable.

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario