La Perdiz pardilla o Perdix perdix hispaniertsis

Perdiz pardilla o Perdix perdix hispaniertsis

Longitud: 29-31 cm

Envergadura: 45-48 cm

Peso: 350-450 g

Periodo de cría: abril a agosto

Puesta: 14-16 huevos

Incubación: 23-25 días

Vuelo: 12-14 días

La perdiz pardilla ha sufrido una fuerte regresión en las últimas décadas. Su pequeña población, distribuida por núcleos montañosos del norte ibérico, no supera las 6.000 parejas y sufre las habituales amenazas de las especies montanas: declive de la agricultura tradicional, recolonización forestal, aumento de depredación y desarrollo de infraestructuras.

¿Hábitat de la Perdiz pardilla?

Su distribución está condicionada por el clima. Ocupa zonas con buena humedad y temperaturas medias superiores a 21° de la región euro-asiática, desde España hasta Siberia central y noroeste de China; por el norte alcanza Escandinavia, y por el sur, Asia menor y parte del área mediterránea (Italia, Grecia y los Balcanes). Ha sido introducida en Norteamérica. En España posee núcleos reproductores en la cordillera Cantábrica, Pirineos y el Sistema Ibérico.

Biología de esta ave

Se trata de una subespecie endémica de los macizos montañosos ibéricos, que debió quedar aislada tras la última glaciación, hace 10.000 años.

El hábitat natural en el resto de Europa es similar al de la perdiz roja aquí, campiñas y terrenos agrícolas. Sin embargo, el cambio de latitud y de condiciones climáticas de nuestro país propicia su ascenso a terrenos más montanos, entre los 500 y 1.000 m de altitud en invierno cuando huye de la nieve en busca de cultivos o laderas soleadas y de pendiente pronunciada. En verano asciende por encima de los 1.500-2.000 m para criar en los pastos frescos, en terrenos donde abunda el arándano y puede encontrar un mosaico de prados, pedreras y matorral de montaña: piorno, gayuba, rododendro, brezo y similares. La combinación de zonas más cerradas para nidificar y otras abiertas para el desarrollo de los pollos es un notable condicionante del éxito reproductor.

Son aves monógamas y el grupo familiar permanece muy unido tras el nacimiento de los pollos, que son muy precoces en abandonar el nido. Se alimentan sobre todo de vegetales y, en proporción menor, de insectos. Estos, sin embargo, conforman la dieta de los pollos durante las primeras dos semanas de vida. Pasada la época de cría, las “pardas” se reúnen en bandos que se desplazan en busca de alimento y áreas de descanso.

Así se mueve

Es una especie residente y sus únicos desplazamientos están condicionados por la temperatura y la disponibilidad de alimento dentro de su área de distribución, pero muestran bastante fidelidad a su enclave natal.

Amenazas de la Perdiz pardilla

Los cambios agrícolas se han extendido mucho por el abandono de los cultivos y ganadería tradicionales de montaña, siendo sustituidos por cultivos arbóreos o por la propia reestructuración de la vegetación arbustiva. El sobrepastoreo en otras zonas, los incendios o la roturación modifican también la fisonomía del paisaje y afectan a las zonas de cría e invernada de las “pardas”. Todos estos cambios del terreno favorecen la expansión de determinados depredadores oportunistas, como jabalíes o zorros, o facilitan la acción en época invernal de otros más especializados como ciertas rapaces.

Otros factores de destrucción del hábitat son los incendios, los cultivos forestales, la minería a cielo abierto, las actividades recreativas y la construcción de diversas infraestructuras como parques eólicos, estaciones de esquí, embalses o pistas. También hay que hablar de la caza, la colisión con cables y la contaminación genética o sanitaria por la suelta de ejemplares de granja de otras subespecies.

A pesar de que está catalogada como especie en peligro de extinción en La Rioja y Navarra y una parte importante de sus áreas de cría están incluidas en espacios protegidos, la pardilla se sigue cazando en Cataluña y apenas se han desarrollado medidas activas de conservación en las zonas más perdiceras. Estas incluirían, entre otras, el manejo de la vegetación, la moratoria de la repoblación forestal por encima de los 1.500 o 1.800 m, el control de infraestructuras, la veda temporal de la caza y la vigilancia del furtivismo, y el desarrollo de estudios sobre la bioecología de la especie que permitan orientar más eficazmente los esfuerzos de conservación.

¿Cuantas Perdices pardillas quedan?

La intensificación agrícola ha mermado la población de las perdices pardillas europeas, cuya principal población se encuentra en Rusia, Reino Unido, Francia y Polonia. La población actual se cifra en más de un millón y medio de parejas. No existen estimaciones fiables de su población española, que debe rondar las 2.000 a 6.000 parejas. Se sabe que ha sufrido una fuerte regresión en las últimas décadas, con reducción y fragmentación de su área de distribución.

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario