La ballena franca o Eubalaena glacialis

La ballena franca o Eubalaena glacialis

Familia: Balaenidae

Otros nombres vernáculos: Ballena vasca

CATEGORÍA DE AMENAZA

IUCN: EN PELIGRO

España: EXTINGUIDA?

Características de la ballena franca

Es una de las ballenas más rechonchas. La cabeza de las ballenas francas es muy grande, de aproximadamente un cuarto o más de la longitud del cuerpo.

La superficie dorsal de la cabeza está cubierta, por delante de los espiráculos, de una serie de callosidades ásperas y blancuzcas, generalmente, infestadas por bellotas de mar y piojos de ballena’, existen otras callosidades sobre los ojos, en el extremo de la mandíbula inferior, en los labios, y en el extremo del hocico; la disposición y el color de las callosidades varía de un ejemplar a otro, por lo que puede utilizarse para la identificación de los individuos.

Los dos espiráculos están muy separados, por lo cual el soplo está formado por dos chorros independientes.

La mandíbula superior es larga, arqueada y angosta; los labios inferiores son enormes, ascienden por ambos lados de la cara hasta alcanzar la mandíbula superior.

Las barbas 200 a 270 pares, son muy grandes y angostas, de hasta 3 m de largo, su color varía de café oscuro a negro; cuando el animal está alimentándose, nadando en la superficie, con la boca abierta, se dice que se ven de color gris-amarillento; los flecos son muy finos.

Carece de aleta dorsal

Las aletas pectorales son grandes y anchas, en forma de abanico; las ondulaciones de su borde posterior permiten entrever sus elementos esqueléticos que se corresponden a los extremos de los dedos.

La aleta caudal tiene una escotadura muy profunda; el borde posterior es liso y muy cóncavo; los lóbulos son muy anchos, puntiagudos y oscuros ventralmente.

Carecen de pliegues ventrales.

Tamaño de la ballena franca

Es una ballena grande y corpulenta, el cuerpo es de sección circular, pudiendo alcanzar una longitud máxima de 17 m siendo el rango más frecuente, probablemente, de 14 a 16 m. Las hembras son más grandes que los machos. Al nacer miden entre 4,5 y 6 m y pesan 1 tm. Su peso medio es de unas 50 a 100 tm.

Coloración de la ballena franca

Son, en general, de color negro, o café muy oscuro en el dorso, siendo las callosidades blanco amarillentas. A menudo existe una mancha blanca irregular en el pecho o en el vientre. La superficie ventral de las aletas pectorales y de la caudal es siempre oscura. Algunas son moteadas.

Reproducción de la ballena

Existe escasa información sobre la reproducción de esta especie; el apareamiento tiene lugar desde marzo a octubre, aunque se han observado apareamientos en invierno, parece que este acto implica una cierta competencia entre machos, sin llegar a la agresión; el período de gestación dura un año o más, naciendo ballenatos de unos 4 a 6 m, desde finales del invierno hasta principios de primavera, la lactancia dura aproximadamente un año; el intervalo entre partos es de 2, o más probablemente, de 3 años.

Alimentación de la Eubalaena glacialis

Se alimenta de copépodos y otros pequeños invertebrados que captura en la superficie al nadar con la boca abierta; en sus estómagos se han encontrado restos de copépodos y de kril, no se conoce que puedan comer peces.

Distribución y hábitat

Es propia del hemisferio norte, de aguas templadas y polares, entre los paralelos 30 °N y 62 °N; muy migratoria habiendo sido abundante en el Cantábrico en siglos pasados, que estaba considerado como zona de invernada.

Se considera que se encuentra al borde de la extinción, AGUILAR (1981), cita la presencia de un individuo de esta especie en aguas del Cantábrico durante el presente siglo.

Durante la mayor parte del año ocupa aguas alejadas de la costa, se puede acercar a ella durante la época de reproducción; a menudo forman agregaciones en bahías de aguas someras. Se alimenta en aguas templadas y frías, reproduciéndose en zonas más cálidas, pero no en aguas tropicales.

Observación en el mar

Las ballenas francas son animales solitarios o en parejas, si bien pueden formar grupos de hasta 12 individuos; de disposición apacible, es fácil acercarse a ellas. Generalmente alternan en la superficie, permaneciendo un animal visible aunque puedan estar presentes varios, este comportamiento puede causar desvíos importantes en los cálculos de las poblaciones.

Raramente nadan a más de 5 nudos de velocidad, y en general lo hacen más lentamente, pudiendo alcanzar los 12 nudos si se ven acosadas. A veces se comportan como grandes acróbatas, saltando fuera del agua y cayendo con fuerte estrépito, o golpean la superficie del mar con sus aletas pectorales o con la cola.

El soplo consiste en 2 chorros densos característicos, en forma de V vistos de frente, de 3 a 5 m de altura, siendo el soplo izquierdo más alto que el derecho.

El ciclo típico de respiración se compone de una permanencia de 5 a 10 minutos en la superficie, con un soplido aproximadamente cada minuto, seguido de una inmersión de 10 a 20 minutos. Antes de una inmersión prolongada alza la aleta caudal de forma característica.

La disposición de las callosidades en la cabeza permite distinguir unos individuos de otros.

Puede confundirse con: En los mares árticos, con las ballenas boquiarqueadas, de las cuales se diferencian por carecer de callosidades en la cabeza.

Explotación de la ballena franca

La ballena franca recibió este nombre por ser la ballena favorita de los antiguos balleneros debido a que se encontraban cerca de la costa y era fácil acercarse a ellas. Esta especie ha sido extensamente explotada desde los siglos X y XI, llegando en algunas áreas a extinguirse, como ha ocurrido en las costas gallegas y cantábricas. La lentitud de sus movimientos facilitaba la posibilidad de arponearla.

Esta especie, así como las demás ballenas francas, flotan una vez muertas.

Es la que se encuentra en mayor peligro de extinción entre todas las grandes ballenas. Se considera especie protegida por la CBI por lo que su captura está prohibida desde 1935. Se estima que la población del Atlántico oriental está muy próxima a la extinción, y la del Atlántico occidental con unos pocos cientos de individuos.

Al principio fue explotada por los pueblos ribereños para la obtención de huesos, carne y aceite, del que pueden producir hasta un 50% del peso de su cuerpo. Posteriormente esta caza costera derivó hacia la primitiva industria ballenera. La explotación industrial de esta especie finalizó hacia 1920. A pesar del tiempo transcurrido desde la prohibición de su caza, las poblaciones no presentan síntomas de recuperación. Por tratarse de una especie costera las actividades humanas pueden influir en su recuperación; se han dado casos de quedar atrapadas en redes de pesca.

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario