Gavilán común o Accipiter nissus granti

Gavilán común o Accipiter nissus granti

Longitud: 35-41 cm (hembra)

Envergadura: 67-80 cm (hembra)

Peso: 140 g (macho); 260 g (hembra)

Periodo de cría: mediados de abril a julio

Puesta: 2-5 huevos

Incubación: 33-35 días

Vuelo: 24-30 días

Este gavilán Común es una subespecie propia de los ambientes forestales de las islas Canarias y Madeira. No existen datos concretos sobre la tendencia de su población, pero, en cualquier caso, el escaso número de parejas, apenas 170, y lo fragmentario de su distribución la sitúan en la zona de riesgo de extinción y en la categoría de “vulnerable”.

Biología del Gavilán común

Al igual que su congénere peninsular, el gavilán canario es un ave forestal que frecuenta tanto los bosques de laurisilva como los pinares, siempre que tengan un cierto sotobosque arbustivo. En general evita los espacios arbóreos abiertos o con una orientación más cálida.

Su alimentación se basa en la captura en vuelo de aves de diverso tamaño, desde los diminutos reyezuelos de apenas 9 cm, hasta las grandes palomas del Monteverde que casi les superan en tamaño. Ocasionalmente, atrapan lagartijas y roedores.

No existe mucha información sobre la biología de esta especie. Los gavilanes mantienen una notable fidelidad al territorio, el nido se instala en árboles, a una altura media de entre 6 y 10 m y suele ser nuevo cada año y no lejos del anterior. Lo pollos permanecen en el nido y son alimentados por la madre, que trocea las presas aportadas por el macho; aprenden a comer solos a las tres semanas de edad, y, si la madre muere antes, no logran sobrevivir pues el padre no es capaz de alimentarlos. Tras el primer periodo de cría, cuando los pollos aumentan de tamaño y demandan más alimento, la hembra comienza también a cazar.

Así se mueve

La subespecie isleña es sedentaria y no existe información sobre desplazamientos entre islas.

Amenazas del Gavilán común

Los aprovechamientos forestales deben constituir uno de los problemas de conservación del gavilán canario, ya que suponen una alteración importante de su hábitat. En la actualidad, las talas para obtener carbón vegetal o para fabricar horquetas y varas que posteriormente se utilizan para apuntalar los cultivos bajo plástico, serían factores negativos a tener en cuenta.

Las mismas actividades forestales, la recogida de piñones, el arreglo de pistas y el tránsito de turistas son en general actividades potencialmente perjudiciales para el gavilán cuando se realizan en época de cría.

Los incendios forestales, demasiado frecuentes por desgracia, pueden causar también un grave perjuicio, especialmente en islas donde la masa forestal se encuentra ya muy fragmentada, como ocurre en Gran Canaria. Esta fragmentación del hábitat y, consecuentemente, de las poblaciones de gavilán suponen asimismo otra amenaza para la especie.

Las únicas medidas de conservación que han beneficiado a esta rapaz hasta el momento son las que se han tomado para ayudar a otras especies forestales, como las palomas de la laurisilva y el pico picapinos, a pesar de que el gavilán cuenta con un Plan de Acción Internacional aprobado por la UE. Las acciones de conservación más obvias son las dirigidas a la conservación del hábitat, incluyendo las áreas más prioritarias en la red de espacios protegidos. Por otro lado, sería deseable regular las prácticas silvícolas, ejerciendo un control más riguroso de las talas y otras actividades forestales en las áreas y periodos de cría del gavilán.

Por último, habría que ampliar el conocimiento actual sobre esta especie, promoviendo proyectos de investigación sobre su biología, población, tendencias y factores que limitan su desarrollo.

Cuantas quedan en la actualidad

La población canaria fue estimada en alrededor de 170 parejas en 1998, pero no existen datos para establecer su tendencia actual. Desde entonces probablemente ha aumentado, siendo el caso más claro el de la isla de Gran Canaria. Se supone que fue más común en el pasado, antes de verse afectado por la pérdida de masa forestal de las islas. El principal núcleo está en Tenerife, con cerca de un centenar de parejas.

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario