Arao común o Uria aalge

Arao común o Uria aalge, es una de las especies españolas más amenazadas de extinción, ya que en las últimas décadas ha experimentado una disminución de su población cercana al cien por cien: desde los cerca de 3.000 araos que se contabilizaban en los años sesenta del pasado siglo, hasta las apenas 2-4 parejas reproductoras actuales. No parece posible que la población se regenere a partir de aves del Atlántico norte, por lo que la viabilidad de los araos ibérico parece seriamente comprometida.

Arao común o Uria aalge
Longitud: 40 cm
Envergadura: 61-73 cm
Peso: 1 kg, aproximadamente
Periodo de cría: a partir de mayo
Puesta: 1 huevo Incubación: 28-35 días
Vuelo: 50-70 días

Existen varias subespecies, pero en España sólo cría la forma nominal U. a. aalge, que forma núcleos coloniales aislados a lo largo de las costas escandinavas y británicas, y cría también en la costa oriental de Canadá, en Groenlandia e Islandia, en la Bretaña francesa y en las islas Berlengas de Portugal. En nuestro país sólo ocupa dos colonias en Cabo Vilán e islas Sisargas, ambas en La Coruña, aunque antiguamente llegó a criar en una buena porción de la costa cantábrica.

BIOLOGÍA de la Uria aalge

En latitudes más norteñas y con mayor número de individuos, los araos forman colonias densas en acantilados marinos, ocupando las repisas y cavidades donde quedan lejos del alcance de depredadores. No construyen nido y sólo ponen un huevo, cuya forma de pera permite que gire sobre sí mismo, lo que impide que caiga fuera de la repisa. En Galicia, estas puestas se producen hacia principios de mayo, y el pollo permanece “enrocado” entre dos y tres semanas, hasta que se atreve a saltar al agua a veces desde considerable altura- para continuar su desarrollo en el mar, atendido por uno de sus progenitores el padre, por lo general. Su alimento está constituido por peces como las anchoas y los lanzones, que capturan buceando a veces a considerable profundidad, hasta los 100 m, aunque por lo general no suelen sobrepasar los 20 m.

La citada estrategia de reproducción tener muy poca descendencia se corresponde con una notable longevidad de los adultos, que además alcanzan la madurez sexual bastante tarde, entre el cuarto y sexto año de edad.

Cuando no crían, los araos viven de forma permanente en el mar, formando concentraciones estivales de muda momento en el que pierden la capacidad de vuelo no lejos de las zonas de cría, o bandos de invernantes. Esta conducta los hace especialmente sensibles a la contaminación por hidrocarburos.

HABITAT del Uria aalge

Es una especie dispersiva, es decir, no emprende largas migraciones fuera de su ámbito geográfico, y muchas aves, adultos sobre todo, permanecen gran parte del año cerca de las zonas de cría. Las aves europeas no descienden más allá del golfo de Cádiz durante el invierno, aunque la mayor parte permanece en zonas más septentrionales del Atlántico y en el mar del Norte. El retorno hacia las colonias se produce entre febrero y abril, según la latitud.

AMENAZAS de la Uria aalge

El drástico descenso de población producido sobre todo en los años sesenta del pasado siglo no tiene una explicación sencilla; cualquier tipo de factores que haya influido en la mortalidad adulta o el fracaso reproductor ha podido provocar una paulatina deserción hacia colonias más norteñas de su área de distribución. La caza ilegal desde embarcaciones ha sido una de las causas de muerte de aves adultas, tanto en época de cría como fuera de ella. En menos de tres meses, entre 1983 y 1984, se dio muerte a 338 álcidos, 45 de ellos araos, todo ello en el área de las rías de Vigo y La Coruña. La recolecta de huevos también ha existido hasta épocas recientes, lo que ha podido influir en la deserción de las zonas más afectadas por esta práctica.

La pesca con palangre o trasmallo se cobra también un cierto número de víctimas entre los araos más de un centenar de álcidos en alguna ocasión. No deja de resultar notable que el comienzo del declive de esta especie coincida con la modernización y aumento de la flota pesquera.

La costa gallega ha sido especialmente afectada por sucesivas mareas negras causadas por hundimientos de petroleros: Polycomander en 1970, Urquiola en 1978, Andros Patria en 1978, Aegean Sea en 1992 y Prestige en 2002. La última catástrofe causó la muerte de más de 11.800 araos.

El principal alimento de los araos son las especies de pescado de un tamaño similar al de la anchoa, el espadín o el lanzón. La primera especie, sobre todo, ha sido sometida a una pesca excesiva en la cornisa cantábrica y Galicia, circunstancia que parece haber ido ligada a un cambio en las condiciones del hábitat. De hecho, la Unión Europea (UE) dictó en 2006 una moratoria para la pesca de anchoa con el fin de recuperar las poblaciones.

Las medidas de conservación aplicadas han incluido un programa de divulgación y seguimiento científico llevado a cabo entre 1988 y 1991 por SEO/BirdLife y otros grupos, con fondos de la UE; un tipo de actuaciones que debieran continuar en el futuro. También deben regularse las actividades pesqueras en las zonas próximas a las colonias de cría y, por supuesto, evitar en lo sucesivo la contaminación de las costas por hidrocarburos. Una medida adicional podría ser la colocación de cimbeles de Arao en las zonas de cría propicias para intentar atraer a adultos reproductores de las colonias norteñas.

La población mundial, incluyendo las cinco subespecies, se cifra en unos nueve millones de parejas, de los cuales cerca de dos millones corresponden a las aves europeas. La población gallega ha ido reduciéndose paulatinamente: la colonia de Estaca de Bares, con 100 aves, desapareció hacia 1960; posteriormente lo hicieron las de Sierra Capelada, con cerca de 1.100 aves. La colonia de Sisargas ha pasado de 660, con que contaba a mediados del siglo XX, a dos parejas que criaron en 2001. Algo similar ha ocurrido en Cabo Vilan donde en los últimos años no se han observado más de ocho aves. La catástrofe del Prestige puede ser la puntilla de la población gallega de araos: desde entonces crían cada año entre una y tres parejas.

Arao común o Uria aalge es uno de los muchos articulos sobre las aves que tenemos, si quieres ver mas aqui

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario