¿Existen animales que no se mueven jamás?

Las tortugas y los caracoles están considerados como los animales más lentos. De hecho, comparados con otros, animales que son mas rápidos. Además son muy libres de ir donde quieren. No es el caso de los animales que viven fijos a un soporte, que no abandonarán sino al fin de su vida. Estos animales fijos son siempre invertebrados, porque todos los vertebrados son libres. Y, además, vivir fijo no quiere decir permanecer rigurosamente inmóvil.

Corales de mar y anémonas de mar
Corales (imagen arriba) y anémonas de mar (imagen abajo) son animales fijos. No se desplazan nada, o muy poco, pero hacen mover sus apéndices.

Los mejillones y las ostras, por ejemplo, pasan la primera parte de su vida en estado de larva microscópica y libre, en el seno del plancton. Pero, al crecer y desarrollar una concha, acaban no pudiendo flotar ya. Encuentran un soporte y se fijan a él. Comienza entonces una vida de animal fijo, que no se desplaza casi nada, y que filtra el agua para alimentarse.

Las esponjas, los corales, los hálanos llevan una vida aún más estrictamente fija. Como en los mejillones y las ostras, sus larvas son libres antes de fijarse en algún lugar. Pero, contrariamente a ellos, estos animales no podrán, en absoluto, desplazarse una vez aferrados a su soporte. Las esponjas, que están entre los más simples de los animales actuales, son una especie de saco que filtra el agua. Nada más. Los corales constituyen colonias, que a veces forman arrecifes. Cada animal vive en su concha, que no abandonará jamás.

Allí, sin embargo, se mueve y es, incluso, bastante activo, sacando o introduciendo sus tentáculos en busca de su alimento. .En cuanto a los bálanos, en los que nos arañamos los pies al caminar sobre las rocas el borde del mar, son crustáceos. Su caparazón está como soldado a la roca, y el animal no cambiará jamás de lugar. Con marea alta, abre su caparazón y captura sus presas microscópicas agitando una especie de pequeños apéndices llamados cirros. Cuando el mar se retira, se encierra en su caparazón, con una reserva de agua, y espera hasta la próxima marea.

Un viaje en un sillón

Una sutileza de la naturaleza hace que algunos animales fijos para siempre en su soporte viajen a veces mucho más que muchos animales libres. Todo depende de este soporte. Los hálanos, por ejemplo, recorren millares de kilómetros fijos a la piel de las ballenas. También es frecuente que una anémona de mar haya elegido domicilio sobre una concha de marisco muerto, habitada por un cangrejo ermitaño. El viaje es gratuito para ella y se aprovecha de los restos de la comida de quien la alberga.

Lo más reciente en animales10

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli

La pardela chica o Puffinus assimilis baroli, la subespecie canaria de la pardela chica cría solamente en unos pocos enclaves ...
Leer Más

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus

Pardela pichoneta o Puffinus puffinus, se trata de una especie de distribución atlántica, y sobre todo norteña, cuya escasa población ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario