Alimoche canario o Neophron percnopterus majorensis

Alimoche canario o Neophron percnopterus majorensis, casi toda la población de “guirre”, nombre local de esta subespecie endémica de alimoche, está restringida a la isla de Fuerteventura, donde se ha estimado en alrededor de 130 ejemplares; de ellos, sólo unos 55-60 son adultos con capacidad de reproducirse. La viabilidad de esta población es bastante incierta, debido a la frecuente mortalidad de adultos y a su escaso éxito en la cría. Es una subespecie endémica de las islas Canarias, actualmente restringida a Fuerteventura, Lanzarote y Alegranza.

Alimoche canario o Neophron percnopterus majorensis
Longitud: 70-90 cm
Envergadura: 175-178 cm
Peso: 1,8-2,6 kg
Periodo de cría: de finales de marzo y principios de abril a julio.
Puesta: 1-3 huevos
Incubación: 42 días
Vuelo: 75-90 días

BIOLOGÍA

El Alimoche canario es un ave más grande que su pariente ibérico, lo cual podría estar relacionado con la ausencia en las islas de carroñeros de mayor tamaño, como los buitres peninsulares, con los que deba de competir y que le hayan obligado a limitar su espectro de alimentación.

Al igual que el Peninsular, el alimoche canario habita espacios abiertos y fáciles de prospectar en busca de alimento, y próximos a roquedos y cantiles donde pueda instalar el nido. Este se sitúa generalmente en una cueva o en algún resguardo similar, en cantiles del interior de las islas, como los barrancos y las calderas de los volcanes, o incluso en algún risco al borde del mar.

Para criar son más precoces que los alimoches peninsulares: se pueden reproducir ya al cuarto o quinto año de vida, cuando adquieren el plumaje adulto, mientras que aquéllos no suelen hacerlo hasta el séptimo e incluso octavo año.

Esta subespecie también forma dormideros comunales, que sitúan, sobre todo en invierno, en cables de alta tensión, lo que supone un grave riesgo de electrocución. Estos dormideros parecen estar motivados por la abundancia temporal de alimento en alguna zona concreta. En Fuerteventura, los jóvenes suelen concentrarse en el centro de la isla, sin alejarse demasiado de puntos de alimentación, como basureros y comederos artificiales.

HABITAT

Los alimoches canarios no son migradores; a lo sumo, realizan desplazamientos entre las islas próximas (Fuerteventura, Alegranza, Lobos y Lanzarote).

AMENAZAS

Si se comparan los datos de mediados del siglo XX con los actuales, se aprecia un descenso de la población cercano al 68%, descenso que se acentuó a partir de finales de los años ochenta. A lo largo de todo este periodo, la especie ha ido desapareciendo de todas las islas de las que se tiene constancia que alguna vez crió: los islotes del norte de Lanzarote, Montaña Clara, Lobos, La Gomera, El Hierro, Tenerife y, sobre todo, Gran Canaria, donde a principios del siglo XX era habitual observar nutridos grupos de “guirres” en el puerto de Las Palmas o en los tejados del matadero de la capital. Esta última población habría desaparecido casi por completo a principios de los años sesenta. La tendencia actual parece ser de estabilidad, aunque podría deberse a una mejor prospección de las islas.

No se puede asegurar cuáles fueron las causas de su progresivo declive a partir de los años cincuenta, aunque es notable que coincida con el inicio del desarrollo industrial, la eclosión turística de las islas y los cambios agrícolas, con lo que ello conlleva de sobrepoblación, cambios de hábitat, uso de pesticidas, reducción de la cabaña ganadera y, especialmente, ampliación de la red eléctrica e instalación de tendidos peligrosos para las aves. Aún hoy día, las líneas de alta tensión constituyen un serio riesgo de electrocución para las rapaces que, como ya se comentó, las utilizan como dormideros comunales. Sirva de ejemplo el hecho de que en apenas dos años, de 2000 a 2002, murieron 18 alimoches en 10 km de tendidos en Fuerteventura, y son bastantes más los casos conocidos de muerte por electrocución, colisión o enganche en los cables.

El veneno, incluyendo estricnina y pesticidas, se ha cobrado también la vida de varios alimoches, siete en los últimos cuatro años; venenos que van dirigidos a córvidos y ratoneros a los que se culpa de capturar recentales de cabras, conejos o pollos de perdiz, pero que terminan afectando a otras especies. Los alimoches se alimentan con cierta frecuencia de animales tiroteados por cazadores y no recuperados, de manera que ingieren también los perdigones de plomo. La presencia de dicho metal alcanza niveles casi tóxicos en cerca del 11 % de los alimoches analizados y podría ser causa de muerte o de graves trastornos.

El descenso de la cabaña ganadera en Lanzarote y la presencia humana o de animales domésticos cerca de los nidos son otros factores de amenaza.

Las medidas de conservación tomadas hasta el momento incluyen el seguimiento científico de la especie y de sus problemas de conservación, la instalación de un comedero en Fuerteventura y la modificación de un sector de tendido eléctrico en esta misma isla. Sin embargo, dado lo reducido de la población y la rapidez y contundencia con que el veneno o las líneas eléctricas pueden afectarla, se impone la redacción y aprobación urgente de un Plan de Recuperación de la especie, una reforma en profundidad de los tendidos eléctricos por parte de las compañías eléctricas Endesa en este caso, el desarrollo de campañas divulgativas contra el uso de venenos y el control del mismo, la protección del hábitat de cría y los dormideros incluyendo la designación de espacios protegidos, y la cría en cautividad para repoblar y recolonizar sus antiguos dominios, entre otras medidas urgentes.

Según estimaciones realizadas en 2001, la población española no pasa de alrededor de 130 ejemplares, la mayor parte en Fuerteventura. El número de parejas reproductoras se sitúa entre 25 y 29, de las cuales una cría en Alegranza y otra en Lanzarote.

Alimoche canario

Lo más reciente en animales10

Petrel de Bulwer

Petrel de Bulwer o Buliveria bulwerii

Petrel de Bulwer o Buliveria bulwerii, como muchas especies de aves marinas insulares, el petrel de Bulwer sufre la amenaza ...
Leer Más
25 animales más grandes del mundo, desde elefantes hasta arañas

Los 25 animales más grandes del mundo, desde elefantes hasta arañas

Desea ver los 25 animales más grandes del mundo. Algunos de ellos te son familiares, otros no. Para esta lista, ...
Leer Más

admin

Me llamo Félix García y soy un fiel amante de todos los animales y por eso he creado este sitio para facilitar la información para muchos que como yo le gusta todo lo relacionado con este fascinante mundo que es el de los animales. Tambien soy el creador de Cable de redes.

Deja un comentario