Características generales de los animales e información útil

image_pdfimage_print

Los seres vivos se agrupan en reinos. El reino de los animales encierra una asombrosa diversidad de organismos, desde los microscópicos rotíferos hasta las gigantescas ballenas, desde las pasivas esponjas hasta los espabilados primates. ¿Qué tienen de común todos ellos? Todos los animales son organismos multicelulares, heterótrofos y diploides, que se desarrollan a partir de dos gametos haploides diferentes, un óvulo grande y un esperma pequeño. El producto de la fecundación del óvulo por el esperma es un zigoto diploide que se desarrolla por divisiones mitóticas sucesivas, que primero dan lugar a una bolita maciza de células y luego a una bola hueca de cél¿Qué son los animales?ulas, llamada blástula. Todos los animales (y sólo ellos) se desarrollan a partir de una blástula.

Los animales somos los organismos multicelulares por excelencia. La multicelularidad ha surgido repetidamente en el curso de la evolución, incluso entre las bacterias (como las ya citadas cianobacterias) y los protistos (como las algas, o los protistos mucosos que se forman por agregación de amebas, adoptan la forma de un limaco migratorio y finalmente forman un tallo portador de esporas). Pero en esos casos las células son todas del mismo tipo, apenas hay diferenciación. Incluso en las plantas, donde ya hay una clara diferenciación estructural y funcional de las células, la especialización no llega tan lejos como en los animales, ni la comunicación entre las diversas células es tan intensa y refinada.

Todos los seres vivos somos cooperativas de células, pero en el caso de los animales, la integración es tan grande, la división del trabajo tan manifiesta, la coordinación y el control unitario tan perfectos, que el organismo multicelular entero, el animal entero, se nos aparece como el paradigma mismo de la individualidad. Ya Aristóteles, cuando definía su noción de entidad individual concreta (ousía), ponía siempre a los animales como ejemplos.

Blástula de ocho células

 

Blástula de ocho células que dará origen a una rana. (Una de las células ha sido retirada para ver el hueco interior.) Todos los animales se originan a partir de blástulas.

La inmunidad de los animales es una de las más espectaculares manifestaciones de su individualidad insobornable. Los animales tienen un sistema inmunitario innato, es decir, nacen ya con células especializadas en reconocer y destruir a ciertos microbios y células extrañas o invasoras. El interior de un animal es un campo de batalla permanente entre sus propias defensas y sus múltiples invasores y parásitos. Sus defensores, como los fagocitos (comedores de células), entre los que destacan los macrófagos (grandes comedores), reconocen, ingieren, destruyen y comen a los microbios u otras células extrañas invasoras. Naturalmente, es muy importante que no se equivoquen y ataquen a las propias células del animal, provocando un fenómeno patógeno de autoinmunidad. Elie Metchnikoff descubrió la inmunidad y en especial la fagocitosis (la actividad de los fagocitos) en 1882, estudiando los equinodermos (estrellas de mar). Además del sistema inmunitario innato, los craniados poseen un sistema suplementario de inmunidad adaptativa, que aprende a lo largo de la vida del individuo a reconocer y atacar a microbios imprevistos.

Los animales somos heterótrofos, incapaces de fabricar nuestra propia comida orgánica a partir de materia prima inorgánica. Nuestras células carecen de cloroplastos, no podemos alimentamos tomando el sol, como las plantas. Sólo podemos obtener la energía que necesitamos consumiendo las moléculas orgánicas que otros organismos fabrican, estamos condenados a comemos a otros seres vivos para vivir. Los animales no podríamos alimentamos sin la comida que producen las plantas y el fitoplancton. Tampoco podríamos digerirla sin la ayuda de las bacterias de nuestro intestino. Ni siquiera podríamos respirar sin el oxígeno que producen las plantas y las algas. Los animales somos, pues, totalmente dependientes del resto de la naturaleza viva, de la cual formamos parte inextricable.

Los primeros animales

Los primeros animales que existieron en el mundo

Hace mil millones de años todos los continentes estaban juntos, formando uno único, llamado Rodinia, un paisaje de rocas y arena, sin vegetación ni animales. Parece que fue por esa época, hace entre 1.000 y 800 millones de años poco después de la aparición de la reproducción sexual cuando los primeros animales se fueron diferenciando ya de las pegajosas colonias multicelulares de microbios, cuando aparecieron la blástula y las típicas conexiones entre células animales.

Muy posteriormente, hace unos 200 millones de años, durante el Triásico y parte del Jurásico, los continentes volvieron a estar juntos, formando un continente único llamado Pangea.

Cuando se formaron los primeros complejos de genes hox y, en definitiva, cuando surgieron los ancestros comunes de los animales.

Hace unos 800 millones de años Rodinia empezó a romperse y separarse, provocando grandes cambios en la orografía, el clima y las corrientes marinas, así como una serie de períodos glaciales de gran severidad que duraron unos 200 millones de años. Estas convulsiones enriquecieron el mar con oxígeno, incrementando así la potencialidad para el posterior surgimiento de organismos de gran tamaño. Cuando esas glaciaciones tocaron a su fin, hace 600 millones de años, aparece ya formada la extraña fauna ediacarense.

A partir de 1946 en el sur de Australia y luego también en Rusia, en Namibia, en Canadá y en Nevada (EE UU) se han encontrado fósiles de animales blandos de hace 600 a 540 millones de años (es decir, del período anterior al Cámbrico), que constituyen la llamada fauna Ediacarense (por el sitio australiano de Ediacara, donde primero se hallaron).

Los organismos ediacarenses carecían de partes duras que pudieran fosilizarse. Los fósiles que dejaron son más bien como las huellas huecas que dejan los pies en la arena. El paleontólogo australiano Martin Glaessner interpretó estos fósiles como miembros primitivos de los actuales filos (tipos básicos) de animales. Más tarde el alemán Dolf Seilacher desechó esa interpretación y señaló que muchos de ellos eran extrañas criaturas acolchadas, planas y sin órganos, que no se parecían a los actuales animales ni plantas. Los llamó vendobiontes. No podían comer, pero primeros animales que existieron en la tierraasimilaban luz solar y nutrientes del agua marina. El estudio de nuevos fósiles ha mostrado que se daban ambas cosas: algunos organismos ediacarenses eran ciertamente animales, como Kimberella, un animal de forma oval que se movía por el fondo del mar. Otros, sin embargo, no eran animales, sino vendobiontes, como Phyllozoon, un organismo acolchado que hospedaba a multitud de bacterias y algas en su interior, o Dickinsonia, una especie de felpudo acolchado oval con estrías radiando a partir de una línea central. Incapaces de moverse y de comer, los vendobiontes pasaban su vida tumbados sobre el fondo marino, absorbiendo luz solar y nutrientes del agua marina. Durante el período Ediacarense, a finales del Precámbrico, no había predadores. Los fondos marinos se llenaron de organismos grandes, inmóviles y carentes de defensas, pues nadie pretendía comerlos ni atacarlos. De hecho, los móviles animales no tenían apenas ventajas sobre los vendobiontes.

Recientemente se han encontrado en las minas de fosfato cálcico de Doushantuo (en China meridional) fósiles de pequeñas esponjas y de otros diminutos antecesores de las medusas, trilobites y almejas, así como embriones fosilizados (de 2 hasta 62 células) de animales desconocidos aunque bilaterales de hace 570 o 580 millones de años, 40 millones antes de la explosión del Cámbrico.

La predación y la revolución del Cámbrico

El período Cámbrico

Este periodo (en general, la era Paleozoica) empezó hace 540 millones de años. En él aparecieron grandes cantidades de animales con esqueletos, caparazones y conchas, por lo que se conservan una enorme cantidad de fósiles, ya que esas partes duras (formadas de fosfato cálcico y quitina) se fosilizan fácilmente.

primeros animales que existieron en el mundoCon la llegada del Cámbrico, todo el panorama marino cambió drásticamente. Aparecieron grandes predadores, exterminando inmediatamente a las criaturas indefensas. Así, los vendobiontes se extinguieron sin dejar descendencia al inicio del Cámbrico, quizá comidos por los predadores, pues carecían de todo tipo de defensas. El pacífico mundo ediacarense llegaba a su fin, y aparecía el nuevo y competitivo mundo cámbrico, lleno de agresiones, peligros y oportunidades. La evolución de los animales durante el Cámbrico fue una continua carrera de armamentos, en la que a la capacidad de segregar conchas y caparazones duros de protección respondía el desarrollo de predadores cada vez mejor armados, con bocas más grandes, pinzas más fuertes o estrategias agresivas más eficientes. Las criaturas desarrollaron rápidamente sistemas ofensivos y defensivos, esqueletos y caparazones, dientes y garras, piernas y rabos, ojos y tentáculos, así como sistemas nerviosos cada vez más refinados.

La más espectacular manifestación de esa explosión evolutiva del Cámbrico se encuentra en la enorme variedad de fósiles de esa época hallados en los esquistos de Burgess (en las Montañas Rocosas de la Columbia Británica, en Canadá). Allí quedaron atrapados hace 515 millones de años una multitud de animales cubiertos de duros caparazones, pero también algunos blandos. Allí se han encontrado, por ejemplo, varios ejemplares del temible predador Anomalocaris (quizá un artrópodo primigenio, como los trilobites) con sus ojos salientes, sus garras articuladas, su cuerpo acorazado y sus duros dientes. Algunos son antepasados de animales actuales. Picaia tenía una columna vertebral incipiente, por lo que podría haber sido el antepasado de los cordados actuales. Otros son muy extraños y no se parecen a ningún filo actual, como ocurre con Hallucigenia (así llamado porque su descubridor, al verlo, pensó que alucinaba). En Chengjiang (provincia de Yunnan, China) se han encontrado fósiles cámbricos de hace 530 millones de años, sólo diez millones de años después del inicio de la explosión cámbrica, y ya eran parecidos a los de Burgess. Lo mismo ocurre con los hallados en Sirius Passet (Groenlandia). Todo parece indicar que la explosión radiactiva cámbrica se produjo con enorme rapidez, en los primeros diez millones de años, y que luego la evolución fue mucho más lenta. En cualquier caso, en los fósiles cámbricos ya encontramos realizados todos los planes corporales (susceptibles de fosilización) que caracterizan a los diversos filos en que clasificamos los animales actuales.

Las instrucciones genéticas contenidas en su núcleo permiten al zigoto (una única célula) transformarse en un complejo animal multicelular con una gran variedad de tejidos diferenciados, con partes del cuerpo espacial y funcionalmente distintas, como la cabeza, los segmentos o las patas, y con óiganos como los ojos. Los genes que regulan todo este desarrollo morfológico son los llamados genes homeóticos, y en especial los genes hox. Los genes hox definen ya en el desarrollo embrionario temprano el plan corporal que va a tener el animal, las diversas partes de su cuerpo y su situación respectiva: cuántos segmentos, partes o apéndices va a tener, qué partes van a estar en posición dorsal y cuáles en posición ventral, qué cosas van a estar delante y cuáles detrás, etc. Los genes hox fueron primero descubiertos en la mosca Drosophila. Sus genes hox forman en el cromosoma una secuencia lineal, que, curiosamente, tiene la misma ordenación que el cuerpo de la mosca, en el sentido de que los primeros genes de la secuencia codifican las regiones frontales del animal, y así sucesivamente, hasta que los últimos genes codifican su cola. Cuando se estudió el genoma del ratón se descubrió con gran sorpresa que básicamente tenía los mismos genes hox, ordenados de la misma manera, aunque con ligeras variaciones y replicaciones. Por tanto, parece obvio que la mosca y el ratón han heredado sus genes hox de antepasados comunes que vivían en los mares ediacarenses o cámbricos. Incluso en animales tan primitivos como los cnidarios (las medusas y corales) se han descubierto ciertos genes hox (como el complejo Antennapedia, que en otros animales tiene que ver con la cabeza, aunque los cnidarios carecen de cabeza) comunes con moscas y ratones. Parece que estos genes hox se han heredado de antepasados ediacarenses o anteriores, datando del inicio mismo de los animales. Y es posible que fuera precisamente la formación de los primeros complejos de genes hox lo que permitió la fabulosa explosión morfológica de nuevas y variadas formas animales en el Ediacarense y Cámbrico. Quizá en el futuro próximo, cuando conozcamos mejor la composición de los genomas de los diversos grupos de animales y la evolución de los genes mismos, sea posible caracterizar el reino de los animales por la posesión compartida de ciertos genes hox. Este tipo de investigaciones están llamadas a revolucionar la clasificación de los seres vivos en general y de los animales en particular, pero de momento los resultados disponibles son aún escasos y fragmentarios, por lo que hay que seguir acudiendo a criterios más tradicionales y mejor comprobados para clasificar y ordenar la variedad de la vida.

La clasificación de los animales

Clasificación de los primeros animales paso a paso

Los animales más sencillos son los poríferos o esponjas, que carecen de forma definida o de tejidos diferenciados que formen órganos separados. Anclados en el suelo marino y carentes de sistema nervioso y sensibilidad, a simple vista recuerdan más a una planta que a un animal, aunque ya Aristóteles los reconoció como animales. En efecto, son animales, pues se desarrollan a partir de una blástula. La clasificación los relega al subreino de los Parazoa (cuasianimales). El resto de los animales, los animales propiamente dichos (Eumetazoa), tienen tejidos diferenciados y órganos. De ellos, los más primitivos tienen simetría radial (Radiata): son los cnidarios, algunos de los cuales (los hidrozoos) alternan estadios de pólipo sésil, bentónico, y medusa libre, pelágica (y contienen un 95 por 100 de agua), y los ctenóforos.

Probablemente, los primeros animales surgieron de la diferenciación en dos capas distintas de colonias más o menos esféricas de protistos zooflagelados. Al aplastarse la esfera, podría surgir una especie de bolsa plana. La capa inferior de células se transformaría en el tejido endodermo, mucoso y especializado en asimilar y digerir la comida. La capa superior se transformaría en el ectodermo, que daría lugar a la piel del animal. Así se formó la estructura básica de los diploblastos, animales que se desarrollan a partir de embriones con dos capas de células, endodermo y ectodermo. Atendiendo a su desarrollo embrionario, tanto las esponjas como los cnidarios son diploblastos. Unos diploblastos (las esponjas) formaron una enorme multitud de canales internos interconectados, a través de los cuales fluía el agua, agitada por los flagelos de las células. De esa agua fluyente filtraban las bacterias y los trozos de alimento en suspensión. Se hicieron sedentarios. Otros (los cnidarios) cambiaron el plan primitivo. El endodermo se hizo más y más cóncavo, hasta envaginarse y formar una cavidad digestiva o bolsa de doble pared con un orificio abierto al exterior, que servía a la vez de boca y ano. La cavidad así creada, forrada de endodermo, resultaba muy eficaz para digerir los alimentos, y en tomo a ella el animal se organizaba con simetría radial. Era el antepasado de los cnidarios actuales (pólipos y medusas). Hace entre unos 700 y 600 millones de años esos diploblastos (esponjas y cnidarios) compartían los océanos con las algas marinas, los vendobiontes y diversos microorganismos.

Desde un punto de vista embriológico, todos los animales, excepto las esponjas y los cnidarios, son triploblastos, es decir, se forman a partir de embriones con tres capas de células: endodermo, mesodermo y ectodermo. Desde un punto de vista morfológico, son bilaterales (Bilateralia), no radiales. Un dramático cambio genético llevó de los diploblastos a los triploblastos; la simetría radial del organismo se transformó en simetría bilateral; la forma del cuerpo se hizo alargada; la cavidad digestiva perforó un segundo orificio, convirtiéndose en un tubo con dos orificios y una sola dirección digestiva, de boca a ano. Todos estos cambios condujeron a la formación de una cabeza en tomo a la boca, pronto convertida en un lugar de concentración de células sensoriales y nerviosas.

Los animales bilaterales

Estos se dividen a su vez en acelomados (es decir, sin celoma) y celomados (con celoma). El celoma (del griego koilos, hueco) es la cavidad interna en que se acomodan los diversos órganos internos. El conducto alimentario no es una cavidad interna, pues comunica con el exterior a través de uno o dos agujeros, según los animales. El proceso de gastrulación en los bilaterales conduce al desarrollo de tres capas de tejido (endodermo, mesodermo y ectodermo), que posteriormente dan lugar a los diversos óiganos. El intestino y los óiganos digestivos se forman a partir del endodermo. Los músculos y el esqueleto se forman a partir del mesodermo. El sistema nervioso y los tegumentos externos, a partir del ectodermo. En los celomados, el mesodermo se abre para formar una cavidad interior rodeada de mesodermo en la cual se desarrollan los sistemas digestivo, reproductor y otros. Nosotros somos celomados. En el cuerpo humano el celoma está formado por la cavidad torácica y abdominal, y su funda mesodérmica está constituida por la pleura y el peritoneo, respectivamente. Todos los animales en los que pensamos son celomados, aunque hay unos 12 filos de animales bilaterales acelomados, en general pequeños y sólo conocidos como parásitos.

animales celomados y acalomadosLos animales celomados con frecuencia desarrollaron nuevos planes corporales a base de duplicar y multiplicar las estructuras disponibles, formando nuevos planes de individuos segmentados, donde cada segmento se parecía a un individuo anterior, pero todos los segmentos permanecían unidos por la piel, por un tubo digestivo común, por dos vasos sanguíneos y por una cuerda nerviosa que comunica los ganglios de los diversos segmentos, como en el caso de los anélidos (Annelida, gusanos segmentados o anillados, de anulus, anillo). La segmentación condujo también a los artrópodos (literalmente, «de pies articulados»), en que la segmentación es patente, aunque los segmentos anteriores se han fusionado en la cabeza, y sus correspondientes pies han dado lugar a toda una panoplia de antenas, pinzas y otros instrumentos sensoriales o alimentarios. Los artrópodos se dividen en varios grandes grupos (filos o clases, según los autores), como los crustáceos, los queíicerados (que incluyen a las arañas) y los insectos. La mayor parte de las especies animales son especies de insectos. Unas 750.000 especies de insectos han sido descritas científicamente, pero todavía hay millones sin describir, sobre todo en los bosques tropicales. La clase de los insectos se divide en órdenes como los lepidópteros (o mariposas), los himenópteros (hormigas, abejas y avispas) y los coleópteros (o escarabajos). Estos últimos constituyen sin duda el orden más numeroso de todo el reino animal, con más de 300.000 especies distintas descritas.

En los moluscos las placas dorsales se fusionaron en una concha calcificada, el cuerpo se dobló y torció de tal modo que todos sus órganos sensoriales, respiratorios, excretores, genitales, boca y ano se agruparon en la parte frontal del animal, dejando la dorsal protegida por la concha, que fue evolucionando y adoptando todo tipo de formas. El filo de los moluscos es el segundo más rico en especies (después del de los insectos), con unas 110.000 especies descritas. Se divide en clases como los bivalvos (o conchas), los gastrópodos (o caracoles) y los cefalópodos (pulpos, sepias y calamares). Los cefalópodos son probablemente los animales invertebrados más inteligentes.

Todos los animales celomados de los que hemos estado hablando hasta ahora (anélidos, moluscos, insectos, crustáceos) son protostomos («primera boca»): en su desarrollo embrionario, que hasta cierto punto (y como quería Haeckel) recapitula su evolución filática, la blástula se transforma en gástrula (o bolsa aplanada de doble pared) con un orificio (el blastoporo) que comunica la cavidad gastrulár con el exterior. La cavidad gastrular se transforma luego en tubo digestivo, convirtiendo su blastoporo en la boca y abriendo un nuevo orificio, el ano, en el extremo opuesto. Una serie de mutaciones sorprendentes crearon una nueva línea evolutiva de animales, los deuterostomos («segunda boca») que bacía lo contrario, convertía el blastoporo en el ano y abría una nueva boca en el extremo opuesto. Esta transformación acercó las estructuras alimentarias y respiratorias. Los animales de este nuevo tipo filtraban por la boca grandes cantidades de agua, de la que sacaban tanto el alimento como el oxígeno disueltos en ella. Nosotros somos deuterostomos.

Algunos deuterostomos sufrieron nuevas mutaciones que los hicieron abandonar la Simetría bilateral por una extraña simetría como de estrella de cinco puntas: fueron los equinodermos. Otros deuterostomos, los Cordados, conservaron la simetría bilateral y centralizaron sus cuerdas nerviosas en un tubo nervioso dorsal (nuestra médula espinal), sostenido (al menos en el estadio embrionario) por una barra cartilaginosa 0 notocordio resistente.

El reino de los animales se divide o clasifica en unos 35 filos. Esta clasificación no es arbitraria, sino que refleja los planes somáticos básicos que surgieron hacia el Cámbrico y se han conservado hasta nuestros días. Todos los animales vivos o fósiles conocidos adoptan uno de esos planes. Todos los miembros del mismo filo comparten el mismo plan somático básico, porque lo han heredado de antepasados comunes. Cada filo puede contener muchas especies distintas, que son como variaciones sobre el tema del plan somático del filo. Ya hemos mencionado algunos filos: los poríferos o esponjas (Porifera), los cnidarios o pólipos y medusas (Cnidaria), los nematodos o gusanos redondos (Nematoda), los gusanos planos (Platyhelminthes), los gusanos segmentados o anélidos (Annelida), los moluscos (Mollusca), los quelicerados (Cheliceratá), los crustáceos (Crustácea), los insectos (Insecto), los equinodennos o estrellas de mar (Echinodermata) y los craniados (Craniata). Otros filos menores son menos conocidos. El de los Placozoa contiene una sola especie, Trichoplax adhaerens, una masita amorfa de células. También el último filo en ser descubierto (en 1995), Cycliophora, abarca una sola especie, Symbion paridora, un parásito minúsculo (de menos de 1 mm) que habita la boca de las langostas noruegas y tiene una complicadísima vida sexual. Casi todos los filos de animales que fosilizan fácilmente aparecieron durante los 35 millones de años del período Cámbrico. En los últimos 500 millones de años no han aparecido —que se sepa— nuevos planes somáticos.

Los craniados

Los cordados son los animales bilaterales celomados deuterostomos que centralizaron sus cuerdas nerviosas en un tubo nervioso dorsal (nuestra médula espinal), sostenido por un notocordio o soporte cartilaginoso resistente dispuesto a lo largo de su cuerpo. De esta cuerda dorsal o notocordio (que en los actuales craniados sólo se conserva en el estadio embrionario) reciben su nombre los cordados. Los cordados actuales se dividen en los filos (o clases, según otros autores) de los tunicados, los cefalocordados y los craniados.

Hace unos 500 millones de años surgieron los craniados o vertebrados, cuando el tubo nervioso y el notocordio de ciertos cordados quedó envuelto y protegido por una estructura a la vez dura y flexible, formada por las vértebras de la columna vertebral, que permite los movimientos necesarios para la locomoción, mientras que proporciona una excelente protección al tubo nervioso. En el estadio adulto la columna vertebral sustituye al notocordio. Al final del tubo nervioso se desarrolló el cerebro, una notable acumulación de células nerviosas, protegida a su vez por una fuerte coraza ósea, el cráneo. La formación del cráneo como protección del cerebro parece una premonición de la importancia que este órgano habría de tener en la posterior evolución del filo de los craniados.

animales domesticosNosotros mismos, los humanes, somos craniados, y también lo son todos nuestros animales domésticos y de compañía (perros y gatos, caballos y camellos, vacas y ovejas, gallinas y guajolotes), así como la gran mayoría de los animales salvajes en los que solemos pensar o cuya posibles animales en peligro de extinción nos preocupa. Aunque objetivamente los craniados son un filo como cualquier otro, subjetivamente ocupan el centro de nuestra atención.

El filo de los craniados (Craniata) abarca unas 45.000 especies. Se divide en dos subfilos: los agnatos (Agnatha, sin mandíbulas ni apéndices pares), que en la actualidad sólo incluyen a las lampreas y los mixinos, y los gnatostomos (Gnathostomata, con mandíbulas y apéndices pares), que incluye a los peces y a los tetrápodos. Los peces están adaptados a la vida acuática y suelen dividirse en las dos clases de los peces cartilaginosos o condrictios (Chondrychthyes), como las rayas y los tiburones, y los peces óseos u osteictios (Osteichthyes), como los atunes y las anchoas. Hay unas 25.000 especies de peces. Los tetrápodos estamos adaptados a la vida terrestre. Esa adaptación se perfeccionó con la aparición del amnios o bolsa amniótica (cuya ruptura inicia el parto en las mujeres), un saco lleno de líquido en que el embrión puede completar su desarrollo sin necesidad de volver al agua. Hay unas 20.000 especies de tetrápodos.

Los craniados tetrápodos se dividen en anamniotes (sin amnios: los anfibios) y amniotes (con amnios: los demás). Los anfibios todavía ponían sus huevos en el agua y pasaban en el agua una parte de su desarrollo larvario. Los amniotes, gracias al amnios, pudimos independizamos completamente de las aguas marinas y lacustres. Entre los amniotes están los reptiles (un cajón de sastre de la taxonomía, que abarca las tortugas, los cocodrilos, los lagartos y las serpientes), las aves y los mamíferos. Los primeros anfibios aparecieron hace unos 370 millones de años y pronto poblaron las tierras emergidas. Los amniotes aparecieron en el período Carbonífero, hace unos 300 millones de años. Durante el período Pérmico los primeros reptiles desplazaron a los anfibios como fauna preponderante. Durante todo el Mesozoico (la era comprendida entre hace 240 y hace 65 millones de años) los grandes reptiles diápsidos, sobre todo los dinosaurios, dominaron la Tierra.

La evolución de los mamíferos desde los reptiles mamiferoides empezó en el Mesozoico y duró más de 100 millones de años. Tras la extinción de los dinosaurios a finales del Mesozoico (hace 65 millones de años), los mamíferos heredaron la tierra, expandiéndose en número y variedad. Desde entonces estamos en el Cenozoico, la era actual, la era de los mamíferos, nuestra era. Actualmente hay unas 4.500 especies de mamíferos.

En taxonomía las clases se dividen en órdenes. Por ejemplo, la clase de las aves se divide en órdenes como los pelecaniformes (pelícanos, cormoranes, fragatas), los ciconiiformes (cigüeñas, garzas, espátulas), los falconiformes (buitres, zopilotes, águilas), los psitaciformes (loros, cotorras, guacamayos), los paseriformes (gorriones, cuervos, gallitos de roca), etc. La clase de los mamíferos se divide en órdenes como los marsupiales (canguros, zarigüeyas), los quirópteros o murciélagos, los primates (nosotros), los edentados (perezosos, armadillos, hormigueros), los carnívoros (gatos, osos, focas), los cetáceos (delfines, cachalotes, ballenas), los perisodáctilos (caballos, tapires, rinocerontes), etc. Los órdenes se dividen en familias, que a su vez agrupan géneros, que reúnen especies. Las especies son los únicos taxones o grupos de animales que están objetivamente delimitados en la naturaleza. El resto de las categorías taxonómicas dependen en parte de las convenciones y gustos del clasificador, aunque todos se esfuerzan porque las clasificaciones que proponen reflejen la filogenia de los taxones, es decir, sus relaciones efectivas de descendencia y parentesco.

Las lenguas ordinarias (como el inglés o el español) carecen de nombres para la inmensa mayoría de los taxones animales. Y, cuando los tienen, éstos varían en cada dialecto y región. Por todo ello, la comunidad internacional de los biólogos ha desarrollado una jerga especializada, en la cual todos los taxones reciben nombres artificiales latinos (en un latín macarrónico inventado por ellos). Por convención, esos nombres se escriben en cursiva. El nombre de una especie consta siempre de dos palabras: la primera, que se escribe con mayúscula inicial, designa el género; la segunda, con minúscula, la especie propiamente dicha. Así, el humán se llama Homo sapiens, el tucán grande es Rhamphastos toco y la abeja recibe el nombre de Apis mellifica. Diversas comisiones internacionales de nomenclatura fijan las convenciones taxonómicas, aunque su aplicación concreta se deja en manos de los científicos, que no siempre se ponen de acuerdo. Toda esta maquinaria taxonómica puede resultar pesada y pedante, pero permite una comunicación fácil, unívoca y eficiente entre los científicos (y aficionados) de todo el mundo acerca de los seres vivos que les interesan.

Nosotros no somos arqueas ni bacterias. Tampoco somos protistos, ni hongos, ni plantas. Somos animales. Nuestro reino, que sí es de este mundo, es el reino de los animales salvajes. Es un reino sin reyes, cuyos incontables habitantes son todos parientes y comparten una historia agitada y gloriosa. Es fácil marearse y perderse en este reino fabulosamente diverso, abigarrado y variopinto. Menos mal que la sistemática zoológica nos orienta y nos ayuda a entender quiénes somos, con quién y en qué grado estamos emparentados, de dónde venimos y hasta dónde hemos llegado.

Tipos de respiración en los animales

Los animales más simples como los protozoos no necesitan grandes cantidades de oxígeno y respiran por difusión directa a través de la membrana celular.

Las esponjas y otros animales sencillos también respiran por difusión directa a si llega el oxígeno a todas las células del organismo. Otros animales como la lombriz de tierra tienen respiración cutánea. La piel de estos animales es muy sensible al intercambio gaseoso, el oxígeno atraviesa la piel y se incorpora a la sangre a través de los múltiples capilares y lo mismo ocurre con el dióxido de carbono en el sentido inverso, este tipo de respiración se da sobre todo en los anfibios como las ranas y los sapos que, aunque tienen aparato respiratorio pulmonar pueden respirar de esta manera cuando están debajo del agua.

Los animales que tienen mayor complejidad tienen también mayores necesidades de oxígeno los órganos internos están lejos de la piel por lo que necesitan un sistema de transporte para los gases, por ello desarrollaron el sistema circulatorio encargado entre otras labores de llevar el oxígeno a todas las células del cuerpo a través de la sangre. También desarrollaron órganos respiratorios especializados como las branquias que tienen una gran superficie de intercambio gaseoso. Las branquias pueden ser externas como en las larvas de insectos acuáticos, crustáceos o larvas de anfibios como los renacuajos en sus primeras fases de vida. En cambio las branquias de los peces son internas en su interior la circulación sanguínea es abundante necesitan un flujo constante de agua, al abrir la boca el agua fluye hacia adentro y sale por las agallas pasando antes por las branquias las cuales retienen el oxígeno que estaba disuelto en el agua.

En los animales terrestres se ha producido también la especialización del sistema encargado del transporte de los gases respiratorios. Ciertos grupos de artrópodos como las arañas y los insectos han desarrollado un aparato respiratorio traqueal. Consiste en una serie de tubitos muy finos ramificados por todo el interior del cuerpo del animal estos tubitos llamados tráqueas están en comunicación con el exterior por medio de unos orificios. Las tráqueas están llenas de aire y llevan el oxígeno por todo el organismo también recogen los gases de desecho para llevarlos al exterior.

Los animales más complejos tiren respiración pulmonar. Los pulmones son dos bolsas en vueltas por los capilares sanguíneos el intercambio de gases se produce entre los alvéolos pulmonares y los capilares. El oxígeno llega a los pulmones y a través de los capilares se incorpora a la sangre al mismo tiempo el dióxido de carbono que transporta la sangre se libera en los pulmones así, se renueva la sangre constantemente y las células reciben oxígeno con regularidad.

Los anfibios adultos, reptiles, aves y mamíferos tienen este tipo de respiración. También los animales acuáticos con pulmones toman el oxígeno de la atmósfera aunque puedan estar largos periodos de tiempo bajo el agua es el caso de las focas o las ballenas.

Si necesitas más información también puedes consultar nuestras otras páginas

Los animales en nuestro planeta

¿Que animales son anfibios y donde se encuentran?

Caracteristicas de las aves y sus adaptaciones

Características de los mamíferos y sus principales especies

Los insectos

Reptiles caracteristicas

Dejamos un video que vale la pena ver

 

Ya han visto la definición de los animales como: osos, tigres, panda, oso panda, león marino y elefante asiáticos que entran en todas las categorías y definiciones antes mencionadas y es una pena que debido a varios factores como el calentamiento global afecten a los animales más grandes, más de 10 animales por decir algo se encuentran en peligro de extinción y casi siempre todas las muertes causadas son debido a nosotros mismos los humanos que no sabemos tener en cuenta a estos animales por no saber convivir con ellos en este nuestro planeta.

2 Comentarios

  1. Jose

    Buen artículo, muy elaborado. Hay muchos términos que desconocía y que mira por donde están muy ligados con nuestra especie, al final y al cabo todos somos un poco animales.

    • Muchas gracias, seguiré trabajando cada día más y dejando información útil y relativa al tema, muchas gracias tu comentario ha sido de gran utilidad para este sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *